Qué es la Red

La “Red Salud mental y Comunidad” está formada por personas, colectivos y organizaciones comprometidas en la difusión de un pensamiento crítico y plural en el campo de la salud mental, en la generación de nuevas prácticas en la sociedad para acabar con los estigmas hacia toda diversidad oprimida así como el desarrollo de alternativas psicosociales y comunitarias para abordar y hacer frente a los problemas subjetivos. Por medio de la participación y colaboración de sus integrantes, la “Red Salud mental y Comunidad” está orientada a concretizar los siguientes objetivos:

a) Generar proyectos de investigación crítica e instancias autónomas de discusión sobre salud mental en espacios comunitarios y universitarios junto a trabajadores formales e informales de la salud mental.

b) Difundir información, promover espacios de denuncia y generar lugares de encuentro, apoyo y asesoría para la defensa de los derechos humanos en el campo de la salud mental.

c) Fortalecer y visibilizar instancias de participación de personas que han recibido atención de salud mental como expertos por experiencia, reconociendo su saber y valorando las prácticas que generan desde la comunidad para su desarrollo y bienestar.

d) Promover y difundir en la sociedad perspectivas orientadas a erradicar el estigma social sobre la locura y el reconocimiento de las diferencias en un marco de igualdad y diversidad.

A su vez, en el contexto de elaboración de propuestas e iniciativas para el cambio de la salud mental en nuestro país, la “Red Salud mental y Comunidad” promueve los siguientes ejes de transformación:

I. El cese de nuevos ingresos, el cierre progresivo de las instituciones psiquiátricas monovalentes y la sustitución de las prácticas manicomiales en salud mental en base al desarrollo de alternativas comunitarias basadas en el respeto de los derechos humanos.

II. La prohibición de las medidas de contención física, uso de salas de aislamiento, internamientos involuntarios y tratamientos forzosos en salud mental, ya que representan medidas arbitrarias de restricción de la libertad y autonomía de las personas.

III. La prohibición del uso de Electroshock o Terapia Electro-Convulsiva (TEC) y la medicación con fármacos psiquiátricos a menores de edad, debido a que constituyen prácticas dañinas y perjudiciales que atentan contra el bienestar integral de las personas.

IV. La disminución progresiva del gasto público en atenciones psiquiátricas y psicofármacos así como el aumento sostenido de financiamiento para alternativas psicosociales y comunitarias basadas en el emprendimiento social, el apoyo mutuo y el autocuidado bajo los principios de la realización personal y el trabajo digno.

De acuerdo a estos objetivos y ejes de transformación, esperamos fortalecer los espacios de participación colectiva, ampliando y fortaleciendo nuestra Red. Este proceso implica construir espacios de encuentro, donde actores sociales vinculados a este campo nos reunamos a debatir puntos de vista, llegar a acuerdos y levantar propuestas compartidas, en un formato de enriquecimiento mutuo y en condiciones de horizontalidad. De acuerdo a ello, la construcción de esta “Red Salud mental y Comunidad” como un espacio de trabajo colaborativo, es el camino que hemos elegido para construir una salud mental de sólida base ética, rigurosidad científica y equidad social.